Historia

Cuando la motivación encuentra su momento.

Fue en uno de esos días. Cuando despiertas por la alarma del reloj a las 5 de la mañana. Soñoliento con ganas de seguir durmiendo. Sin ánimos de ir a trabajar. Te quedas un momento más recostado mientras logras abrir los ojos. Al final logras levantarte, tomar un ducha, prepararte y salir al trabajo a las 6:30 de la mañana sin siquiera haber desayunado.

Camino al trabajo vas pensando en la vida que llevas hasta ahora. En los momentos de desesperación porque la vida se te escapa de las manos y sientes que aún no has dado lo mejor de ti. Empiezas a pensar la forma de hacer un cambio. En las opciones que tienes y que sientes que de verdad podrías estar haciendo algo para mejorar. No solo tu vida, sino la vida de más personas. Sin darte cuenta, el trayecto al trabajo se te va volando y llegas justo a tiempo para “registrar el horario de entrada”.

Es una rutina que te mantiene ocupado durante todo el día. Y que aunque deseas no tienes tiempo para hacer algo más. Desearías tener mas espacio para hacer otras cosas. Quizás salir con tus amigos. Quizás ir con tu familia a disfrutar un helado. Tantas otras cosas que disfrutas y que no puedes hacer por falta de tiempo.

Para que tu día pueda ser aún mas pesado. En el trabajo te esforzaste e hiciste todo lo que estaba en tus manos y aún más, sin que eso marcara una diferencia. Simplemente eres uno más en el equipo de trabajo. Uno más en la nómina.

Platicando durante la hora de comida con un colega, acerca del sentido que tiene el hacer cada día lo mismo, como si fueras un robot. Sobre el darte cuenta que has pasado gran parte de tu vida y no eres reconocido por lo que tu haces. No por el hecho de que deban premiarte continuamente. A final de cuentas eso es lo menos importante. Más bien el hecho de valorarte como persona primeramente. Y como un miembro del equipo de trabajo después.

Simplemente te das cuenta que no eres más que un gasto en la nómina de la empresa. Pues, después de todo para la compañía, siempre hay alguien más que puede hacer lo que tu haces. Y con suerte mucho más rentable. Un costo mas bajo. Y mayor productividad. Que en cualquier momento podrías ser reemplazado.

En ese momento entonces surge una pregunta en la cabeza. ¿Seré el único con ese problema, o acaso hay más personas en la misma situación que yo? ¿Acaso no hay otra forma de ganarte la vida, de salir adelante, o de mejorar tu situación? Por supuesto que la hay. Solo es necesario tomar la decisión de hacerlo. Entender que tienes lo necesario para lograrlo pese a que todos digan lo contrario.

Y así, comienza una etapa de investigación. Averiguar si hay quien deseara dar sentido a su vida. Sentido que viene acompañado por aquello que amas hacer, y lograr obtener un beneficio tanto económico como moral. Un beneficio de satisfacción personal. Aportando con ello mejoras a un sistema económico que ha mantenido marginados a muchos. Y por supuesto, brindando ayuda necesaria a personas en la misma situación.

Emprendimos así este viaje con el propósito de ayudar a mas personas con el deseo de hacer lo que aman o en algún deseo similar. Unos por la falta de oportunidades laborales. Otros por discriminación. Otros más por cuestiones personales. Y muchos otros motivos para detallarlos todos aquí. Pero todos ellos con un sola meta: Hacer lo que aman en esta vida y poder con ello lograr su libertad económica y reconocimiento por su labor. Obtener la satisfacción de ver su sueños cumplidos y disfrutar el éxito que eso les proporciona.

Fue el inicio de ésta gran empresa. Con este gran equipo de trabajo que dará lo mejor para que tu consigas lo que te propones emprender en este momento. Pues entendemos perfectamente lo que esta pasando por tu mente.

Ten la seguridad que haremos hasta lo imposible para que logres tus metas. Para que alcances tus objetivos. Siente la confianza de contarnos tus sueños, tus anhelos y aspiraciones. Que todos los que trabajamos aquí cada uno hizo lo mismo. Hoy cada uno realiza lo que más le gusta

A %d blogueros les gusta esto: